Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar


viernes, 4 de noviembre de 2011

Baracoa (Cuba)


Si quieres conocer un lugar especial de Cuba, lejos de las más concurridas zonas turísticas, no puedes dejar de ir a Baracoa, situada en el extremo más oriental del país, concretamente en la provincia de Guantánamo.

Es un pequeño, pero muy tradicional pueblito que por cientos de años se mantuvo bien apartado del resto del país por no contar con vías de enlaces directos, ya que toda una cordillera la separaba del resto de la isla. Actualmente cuenta con un pequeño aeropuerto donde solo pueden aterrizar pequeños aviones porque la pista no es muy larga además de acabar en un barranco que da al mar y una carretera, conocida con el nombre la Farola, que es una de las obras más significativas de este país porque serpentea todas las grandes laderas con impresionantes barrancos convirtiéndose además en la más peligrosa del país.

Baracoa es un pueblo que ha sabido preservar y cultivar sus tradiciones, que por cierto son bien bonitas y muy distintas al resto de la isla, lo que lo hace más especial aún. Sus casas son bajas y dan a un bonito malecón que termina en una exquisita playa de aguas cálidas y donde puedes saborear el placer de disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza. La playa tiene forma de herradura por lo que esta forma particular la protege de los vientos y casi no tiene olas aunque si es bastante salada.

Volviendo a la historia de Baracoa, os cuento que allí puso sus pies el Almirante Cristóbal Colón cuando por primera vez pisó esta tierra. De hecho hay un parquecito donde descansa la cruz que encajo en honor de tal evento y existe un bonito museo en la fortaleza donde te cuentan todas esas maravillosas historias de tiempos ya remotos.

Es un lugar idílico, donde el viajero se lleva las mejores impresiones compartiendo con sus habitantes, disfrutando sus costumbres y sumergiéndose en su día a día. Los lugareños aún se mueven en coches tirados por caballos, que viene siendo como las guaguas o el metro en las grandes urbes. También tiene paisajes bellísimos como una montaña que la llaman “El Yunque de Baracoa” por tener la forma de un yunque, además existe una montaña con forma de bella durmiente y tiene un rio que se llama el “Rio Miel” y cuenta la leyenda que quien se baña en sus aguas termina casándose allí mismo, en Baracoa. No podría faltar los famosos cucuruchos de yagua de palma rellenos de una melaza de coco con miel que son exquisitos y muy típicos de esos lares, que se venden en las calles o cualquier otro lugar así como los famosos Peter`s de chocolate baracoense, que se pueden encontrar de contrabando.

Una de las curiosidades gastronómicas que podemos encontrar en este pueblo, es que cocinan usando el aceite de coco, que le da un sabor muy particular y exquisito a las comidas. También se encuentra el famoso fruto del pan, que es un fruto que lo utilizan para hacer papillas para patatas rellenas o para freír como patatas fritas.

Existen también en las riberas de los ríos, muchos bohíos (tipo de cabaña utilizada por los taínos, construida en madera, paja y barro) y en las orilla se pueden encontrar a muchas mujeres sentadas con los pies en el agua lavando la ropa y dándole golpes con tablas hasta dejarlas limpias y luego dejándolas sobre las piedras para que se sequen al sol mientras sus hijos usan el río para darse el baño del día.

Podemos llegar en un coche para bajarnos luego en el primer paso del rio “Las Minas”. Un paso es el sitio por donde se pueden cruzar los ríos una vez su caudal ha menguado, ya que en otras condiciones estarían cubiertas de agua. Así mismo se crean también pequeños estanques de aguas cristalinas donde uno se puede bañar (el agua suele estar muy fría todo el año) y apreciar la zona forestal, que está muy bien cuidada y preservada del hombre, además de poder disfrutar de muchísimas especies bonitas de aves y de plantas (hay una gran variedad de helechos) que hacen del paisaje, una maravilla de la naturaleza.

A Baracoa se puede llegar en coche desde Santiago de Cuba (hay unos 250 Kms) y también hay dos vuelos semanales desde la Habana. Lo mejor sería pernoctar en una de las tantas casas con licencia para alojar turistas, viviendo así una experiencia mucho más auténtica.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
Conenkanto 2011 | Designed by Interline Cruises, in collaboration with Interline Discounts, Travel Tips and Movie Tickets