Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar


lunes, 27 de febrero de 2012

Gran Cañón del Colorado (Estados Unidos)



Hace unos 2.000 millones de años, el Río Colorado, en Estados Unidos, se encargó de labrar una brecha de más de 400 kilómetros de largo y hasta 1800 metros de profundidad, llamado el Gran Cañón del Colorado.

Es impresionante la vista y las sensaciones que te recorren cuando estás allí. Te sientes como un punto insignificante del planeta ante la inmensidad que te rodea. Es como estar en un museo de geología al aire libre; allí encontrarás desfiladeros tan pulidos como el mármol, formaciones rocosas de formas inverosímiles, saltos de agua, bosques tropicales petrificados, y paisajes que parecen salidos de un western.

El Gran Cañón (o Grand Canyon) es un laberinto de colores, que varían según el ángulo de la posición del sol. Es una maravilla natural que no deja indiferente a nadie. Este Parque inmenso está situado en el norte de Arizona y para llegar a él, lo mejor es volar hasta Phoenix o Las Vegas.

La mayor parte de los visitantes acuden al Centro del Extremo Sur para ver la zona, debido a la mejor infraestructura para apreciar el paisaje. Una gran experiencia es bajar en una mula hasta la base del cañón desde el poblado de Grand Canyon Village, pero sobretodo se ha de extremar la precaución debido a las altas temperaturas que se pueden alcanzar en la zona. Desde el pueblo, un autobús gratuito lleva a los miradores más espectaculares: Toroweap y Skywalk, que consiste en una plataforma de cristal construida a 1.300 mts de altura.

Lo mejor es explorar el Gran Cañón a pie. Todos los parques cuentan con una red de senderos con mayor o menor dificultad. Algunos discurren por el borde de acantilados y otros por barrancos un poco peligrosos, por lo que conviene informarse con antelación sobre la dificultad de cada ruta.

Existen alojamientos tanto dentro como fuera del Parque, pero conviene reservar con bastante antelación, ya que desde abril a octubre, suelen estar completos. También en la zona hay restaurantes, tiendas, taller mecánico, etc, pero conviene abastecerse de gasolina, ya que en el pueblo del Gran Cañón, no hay gasolineras.

Merece la pena visitar alguna vez en la vida este lugar al que los indios atribuyeron un origen divino, cuya belleza es inestimable y su grandiosidad deslumbra al viajero. Este lugar ha sido escenario de varias películas, pero nada tiene comparación con tener el Gran Cañón a tus pies.

Muy cerca del Gran Cañón del Colorado, se engloban una docena de Parques Naturales que ha ido formando el Río Colorado a su paso, como por ejemplo el Bryce Canyon, situado en Utah y cuyos atardeceres son unos de los más célebres; el Antelope Canyon, un desfiladero con angostos pasadizos de diversos colores, el Canyonlands, donde confluyen el Río Colorado y el Green, formando desfiladeros o el Parque Arches, el parque que reúne la mayor concentración de arcos naturales del mundo. Todo un espectáculo para disfrutar con los 5 sentidos.

miércoles, 15 de febrero de 2012

El Valle de Benasque (Huesca)



A unos 140 kilómetros de Huesca, nos encontramos el Valle de Benasque, un paraíso natural que tanto en verano como en invierno, nos ofrece un paisaje mágico para disfrutar la naturaleza en todo su esplendor.

El pueblo de Benasque está rodeado por un marco de montañas que en invierno se tiñen de blanco y nos invita a refugiarnos en cualquiera de los pueblecitos típicos de la zona, como Cerler o Anciles, el pueblo más alto del Pirineo aragonés, donde acogen al viajero con muy buenos servicios de alojamiento y ocio en general.

En invierno, encontraremos en Benasque tres glaciares con gran belleza paisajística, que nos dejarán con la boca abierta. El valle está situado en la parte más oriental de Aragón, al lado del Aneto, la mayor montaña de los Pirineos con 3.400 m de altura. Allí veremos cómo las aguas recién fundidas de los glaciares, saltan en una cascada espectacular, para después ser tragadas por la tierra como por arte de magia y posteriormente aparecer en el vecino Valle de Arán, en un lugar conocido como Uelhs deth Joèu. El Valle de Benasque está situado al lado de la estación de esquí de Cerler, un pueblo que conserva sus viviendas con muros de piedra y tejados de pizarra, que atrapa al viajero por su gran encanto. Casas señoriales y detalles renacentistas pueblan el centro de la ciudad.

Otra de las gratas experiencias que se pueden disfrutar en Benasque es su gastronomía. Es todo un placer detenerse en alguno de los restaurantes y saborear un guiso contundente que ayuda a combatir el frío montañés. Esta zona es famosa por producir carne de gran calidad y los quesos tienen también muy buena reputación. Destaca el guiso ixarso, elaborado con carne de cabra.

Atravesar el bosque de Benasque es toda una experiencia. Los pinos negros, las cascadas, los glaciares o un paseo por el Parque Natural de Posets Madaleta, hacen sentir al viajero como un punto insignificante dentro de nuestro planeta, rodeado de la más bella naturaleza.

En verano hay muchas actividades en la zona, principalmente se practica el senderismo y también hay multitud de excursiones y propuestas como parapente, rafting, paseos a caballo, barrancos, kayak, etc, donde los más atrevidos disfrutarán de este lugar de ensueño. Si se prefiere disfrutar de forma más relajada, existen excursiones para simplemente contemplar los maravillosos parajes y gente de esta tierra.

Es recomendable visitar la zona en las fiestas de San Marcial, el patrón del pueblo, que se celebran 30 de junio con procesiones muy emotivas y el famoso Ball dels homes, un baile de hombres solteros, donde los mozos, ataviados con pantalón negro, camisa blanca y las típicas castañuelas bailan en la plaza delante del santo.

El otoño es otra época ideal para visitar el Valle de Benasque; es cuando llega la calidez a los bosques y éstos se tiñen de hermosos colores. 

El Valle de Benasque, al igual que el Valle de Sorteny, es una maravilla natural que invita a perderse en la naturaleza y dejar el estrés a un lado.

lunes, 6 de febrero de 2012

Brujas (Bélgica)


Brujas es una ciudad que atrapa nada más llegar; parece una ciudad de cuento de hadas. Cuando llegas, te parece que estás en un escenario del que eres protagonista, con decorados y personajes del pasado. Sin duda, si visitas Bélgica, Brujas es una visita obligada, porque su encanto atrapa a cualquier viajero.

El curioso nombre de Brujas, proviene de la castellanización de la palabra flamenca Brugge, que significa (puente), por la cantidad de canales y puentes que hay en la ciudad.

La mejor forma de descubrir Brujas es caminando. La visita a Brujas se debe empezar por sus plazas, que encierran una lección de historia y arquitectura de casi siete siglos. Todo está cercano y recorriendo sus callejuelas, podremos apreciar todo su encanto y esplendor. En el centro de la ciudad encontramos la Markt, la Plaza Mayor, donde destaca el campanario gótico de más de 80 pisos, desde donde se aprecian unas vistas impresionantes de la ciudad. Vale la pena subir los 366 peldaños, porque la vista de arriba, nos quitará el aliento y si el día está despejado, comprobaremos los hermosos colores de la ciudad.

Brujas es una de las ciudades medievales mejor conservadas. Fue una ciudad rica y próspera, debido a su posición estratégica. Era un núcleo comercial en toda Europa y circulaban las mercancías por el río que la rodea hasta el Mar del Norte, por ello la ciudad flamenca se vanagloriaba de ser la capital del condado de Flandes.

Brujas está rodeada de hermosos canales, por lo que al igual que otras ciudades, ha merecido el apelativo de la Venecia del Norte.

Generalmente los turistas acuden desde Bruselas o Gantes y pasan un día en Brujas, para regresar al atardecer. Sólo se tarda una hora y 20 minutos desde Bruselas en tren. Al anochecer, cuando los turistas abandonan la ciudad, Brujas recupera la tranquilidad y es cuando realmente se aprecia la ciudad bajo las luces de la noche.

Aunque no lo parezca, Brujas es una ciudad de estudiantes, por lo que su principal medio de transporte son las bicicletas. También podemos dar paseos en carros de caballos para recorrer los rincones más románticos e imaginarnos cómo era la vida en la época medieval de esta hermosa ciudad, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2002.

 
Conenkanto 2011 | Designed by Interline Cruises, in collaboration with Interline Discounts, Travel Tips and Movie Tickets