Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar


domingo, 22 de julio de 2012

La Selva Negra (Alemania)

 
En la esquina Suroccidental de Alemania, nos encontramos con la Selva Negra o "Schwarzwald" en su nombre original.

La Selva Negra es una región con mucho encanto y por ello es una de las más visitadas del país germano. Para llegar a esta zona, lo mejor es tomar un vuelo hasta Stuttgart.

Se dice que el nombre de la Selva Negra proviene del italiano "Silva Nigra", nombre que le dieron los romanos al lugar por la impenetrable y oscura selva virgen que rodea la región.

En el interior de la Selva negra, encontramos pueblecitos de ensueño, como Calw, famoso porque allí nación Herman Hesse, el premio Nobel de literatura en 1944.

En la Selva Negra nace el Danubio, concretamente en la localidad de Donaneshingen y allí encontraremos un lugar emblemático; el Lago Titisee, rodeado de bosques inmensos donde descansa la montaña más alta de la zona: el Monte Feldberg.

La capital de la Selva Negra es Friburgo (Freiburg im Breisgan), cuyo caso antiguo con la Catedral de Münster y sus plazas pintorescas, nos ofrecen unos paisajes hermosos de la ciudad.

Uno de los trayectos más curiosos en la ruta de la Selva Negra es la Ruta de los Relojes de Cuco, en Triberg. Allí se encuentra el Museo del Reloj y en el pueblo podemos admirar numerosas casas con forma de reloj de cuco, encantadoras y muy originales.

En Triberg también se encuentran las cascadas del Rhin, unas de las más bonitas de la zona, que forman un espectáculo difícil de olvidar.

También en la Selva Negra está Freudenstadt. Dicen que es la ciudad más soleada de Alemania, cuya plaza principal es la más grande del país: la Marktplatz.

Las rutas de la Selva Negra son ideales para hacer senderismo o rutas en bicicleta. Los bosques frondosos, los valles con encanto y los paisajes espectaculares, nos dejan atónitos ante tanta belleza natural.

Otro lugar con encanto es Sasbaschwalden, pues con sus casitas coloridas y sus viñedos, forman un conjunto inolvidable.

Para terminar esta hermosa ruta por la Selva Negra, es ideal finalizar en Baden-Baden, una ciudad fascinante con edificios elegantes del Siglo XIX al más puro estilo de la "Belle Epóque".

martes, 10 de julio de 2012

Santillana del Mar (Cantabria, España)



Dicen que Santillana del Mar es la ciudad de las tres mentiras, porque ni es llana, ni es santa, ni tiene mar.

Santillana del Mar en sí, es un conjunto Histórico-artístico, considerado como uno de los pueblos más bellos de España. Desde la época de la Edad Media, esta villa medieval era uno de los núcleos más importantes de la región cántabra.

Pasear por sus calles es transportarse al Siglo XVI; sus casas construidas en piedra, con sus escudos blasonados o los jardines con plantas exóticas, son sólo algunos ejemplos del encanto que posee Santillana del Mar.

Durante los meses de verano, este pueblo tiene numerosos atractivos, ya que ofrecen múltiples propuestas culturales y artísticas, además de exposiciones temporales que vale la pena visitar. Las tiendas de recuerdos se mezclan sin pudor entre la historia de esta villa noble.

En Santillana del Mar se encuentran las famosas Cuevas de Altamira, con las pinturas prehistóricas más célebres del mundo.

No podemos dejar de visitar la Colegiata de Santa Juliana. A su alrededor se fundó la villa entre los siglos VIII y IX y de ahí deriva el nombre de Santillana. También es famoso el Zoo de Santillana, catalogado como unos de los 4 mejores de España.

Por si fuera poco, por Santillana del Mar es donde transcurren las dos principales rutas jacobeas que pasan por la comunidad cántabra.

Sumergirnos en la historia, pasear por sus callejuelas o degustar un sobao pasiego, son sólo algunos de los placeres que nos brinda esta auténtica ciudad medieval.

 
Conenkanto 2011 | Designed by Interline Cruises, in collaboration with Interline Discounts, Travel Tips and Movie Tickets