Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar


lunes, 25 de marzo de 2013

Milos, Grecia



Grecia está llena de pequeñas islas con encanto que atraen miles de turistas cada año, puesto que ofrecen unos paisajes y unas estampas de ensueño. Milo es una de ellas.

Milo es la isla griega que cuenta con mayor número de playas de las Cícladas. Si tuviéramos que escoger una de ellas, sin duda la de Plathiena es una de las más bonitas.

Milos, como se llama en griego, es una isla volcánica situada en el mar Egeo. Esta isla presume de paisajes multicolores, formaciones rocosas y manantiales de aguas termales que le confieren un encanto especial. Unos 6000 habitantes conviven en las 7 pequeñas ciudades de la isla.

En el año 1820 se descubrió en Milo la famosa estatua de la Venus de Milo, escondida entre unos olivos. Hoy esa estatua permanece en el Museo del Louvre. 
 
Milos es la isla de los mil colores: los atardeceres, el blanco de las rocas, el azul del mar, las flores, los paisajes salvajes…La primavera es la mejor estación para visitarla, cuando florecen las hermosas variedades de la isla y nos regalan su perfume mientras nos deleitamos con su bello paisaje. En julio se celebran las fiestas de Milo y se celebran festivales de danza tradicional, jazz y gastronomía típica.

La capital de Milos es Plaka, un hermoso poblado atravesado por callejuelas laberínticas y casitas escaladas que fue descubierto por los romanos y reconstruído. En Adamas, una población situada a 5 kilómetros de la capital, existe un ambiente divertido y una vida nocturna muy agitada.

También se puede visitar en Milo las únicas catacumbas cristianas que hay en Grecia, situadas cerca del pueblo de pescadores de Klima.

Si quieres alojarte en un lugar auténtico, te recomendamos Pollonia, un pueblo de pescadores dedicado al turismo, donde ofrecen habitaciones en alquiler para pecnoctar. Sin duda es una opción original.

martes, 12 de marzo de 2013

Valle del Loira



El Valle del Loira es una región con un paisaje natural y cultural de gran valor. Declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, el Valle del Loira está rodeado por más de mil impresionantes castillos que recuerdan el esplendor arquitectónico del Renacimiento. 

Es difícil elegir entre tan majestuosos castillos, pero los más recomendables para visitar son los castillos de Bois, el de Chambord (el más grande de Loira), el de Chaumont-sur-Loire, espectacular con sus torreones y el de Villandry, rodeado de impresionantes jardines, no en vano, esta zona sed conoce como "el jardín de Francia".

El Castillo Azay-le-Rideau está situado en una isla en medio del río Indre y parece extraído de un cuento infantil, así como el de Ussé, al que se atribuye la inspiración de Disney al crear el castillo de la Bella Durmiente.

El Castillo Cheverny, es uno de los castillos del Loira más suntuosamente amueblados y alberga una exposición permanente sobre Tintín, en homenaje al dibujante Hergé que lo reflejó en sus libros.

Los Castillos del Loira se encuentran situados en un entorno natural, rodeados por el río Loira, cuya grandeza serpentea entre bellos paisajes. Un total de 280 Kilómetros discurren entre Sully-sur-Loire y Chalonnes-sur Loire.

Esta región es ideal para descubrirla en bicicleta. Hay más de 600 Kilómetros de carril bici que nos permiten disfrutar al máximo de estos bellos paisajes, respetando la naturaleza y a la vez recreándonos más de cerca y con detenimiento sobre las diferentes obras arquitectónicas que rodean el Valle del Loira.

Es recomendable ir en primavera, verano u otoño. El recorrido del itinerario se estima en unos 350 Kilómetros, y en 5 días se puede ver toda la región.
 
Conenkanto 2011 | Designed by Interline Cruises, in collaboration with Interline Discounts, Travel Tips and Movie Tickets